Auditoría voluntaria

Podemos definir como auditoría voluntaria aquella que no tiene su origen en una obligación legal, sino que está motivada o es solicitada por la propia empresa.

Tipos de auditorías voluntarias

  • Las auditorías que nacen como consecuencia de una obligación contractual con terceros.
  • Las que, sin obligación legal, son acordadas por los órganos de la sociedad.

La actividad auditora se rige por los mismos criterios que en las auditorías obligatorias; las diferencias entre ambas radican en la imperatividad de la misma y en la designación del profesional que la realiza.

Objetivos y utilidad

La utilidad del trabajo del auditor se refleja en que del examen, comprobación, confirmaciones y otras facetas que ejecuta el profesional y que suponen un conocimiento amplio de los procedimientos de control interno contable y extracontable de la compañía, que dará lugar a un informe del auditor sobre aquellos aspectos mejorables en la empresa.

En la auditoría voluntaria es donde realmente los objetivos alcanzan su verdadero sentido en el contexto de la utilidad de la propia actividad de la auditoría.

Solicitud y motivación

En la auditoría por obligación con terceros son éstos quienes esperan de la auditoría las respuestas a los motivos que dan lugar a su exigencia. Los motivos pueden ser diversos, como conocer el valor patrimonial, garantía de fiabilidad de la información para un nuevo socio o accionista, etc.

El informe del auditor de cuentas ofrece frente a los accionistas, administradores, trabajadores y terceros la garantía de fiabilidad de la información contable.

Categorias web: